NUESTRO FUNDADOR

En el año 1992 El Pastor Otto Álvarez, fue al basurero para realizar su tesis de graduación de la universidad y al experimentar  el ambiente de extrema pobreza que existe en ese lugar; su corazón fue quebrantado, cuando vio como un niño literalmente peleaba con un perro por una bolsa de comida. En gratitud y por el llamados que recibió de Dios el dispuso su vida para ayudar a los necesitados de espíritu y ayudar materialmente a aquellos que también tienen necesidad.